Ir al contenido principal

Reflejo



De repente miré la pared y me encontré con el reflejo de un espejito que tengo sobre la mesa. 
Como hace cinco años y medio alquilé el departamento amoblado pensando que pronto me iría (y seguí-sigo con la idea), nunca se me ocurrió decorar ni cambiar mucho el decorado ya existente. 

En esa pared colgaban un arco y una flecha. 

Nunca les presté atención.
Estaban ahí y más abajo estaba el piano, así que mi punto de vista los pasaba por alto.
Con el tiempo colgué de ellos pajaritos y corazones. Pero nunca se me dio por sacarlos y cuando hace unas semanas decidí pintar y descolgué ambos "adornos" sentí alivio. También sentí que eran de lo más absurdo, que ¿a quién se le ocurre adornar con un arco y una flecha un departamento urbano? Acepté que no tenían NADA que ver conmigo. Y que formaban parte de un momento de la historia que ya había pasado. Para mí, para ellos, para todos. Basta de resistir y guerrear y retener. ¿Arco y flecha? No way: Haya paz. 

Rasqueteé, lijé y cubrí de blanco toda la grasa emocional de los últimos cinco años míos, más la que ya venía, legado de los dueños del arco y de la flecha.

Ahora veo las paredes blancas, veo esa luz, reflejo de espejito y me da mucho vértigo; el vértigo del vacío, de la hoja en blanco, del punto de partida hacia el no se sabe dónde. Pero también, junto con el vértigo, siento entusiasmo, satisfacción y la felicidad que dan los cuadernos nuevitos, los puntos de partida hacia adelante, el olor a nuevo, el vacío necesario.

Como es arriba es abajo. Como es adentro es afuera.




  ♥

Comentarios

Entradas Populares

Mini Mandalas, el tutorial

¡Ehhh! ¿Cómo que otro? ¡Sí! ¡Otro tutorial, hermosas arañitas del crochet! Medio que me copé y nació solito. La gripe me pone productiva con los tutoriales. Será porque no tengo la fuerza suficiente como para tejer hasta con los codos y sí para sacar unas fotos entre té y té, subirlas y escribir. Sí, estoy inspirada con la escritura de nuevo, pero eso es para otro post.
Vamos ahora a lo que nos compete que son los ♥♥Mini Mandalas♥♥
 Primero habrán visto esta muestra dando vueltas en FB:


Ahí empezó todo. El día en que el Anillo Único mandala fue creado. Y no pude parar.

Los tejí al sol:

Luego los hice dobles:

Y al final los uní con hilo dorado y los colgué por todos lados para ver cómo lucían (perdonen la calidad de las fotos, pero era ya tarde y yo no sé esperar hasta el otro día para sacar la foto!):



Me hicieron muy feliz mis mandalitas y ayer, entre pañuelos, estornudos y tés, saqué las fotos y armé, sin meditarlo mucho, el tutorial. Ojalá se entienda y no sea un delirio de la fieb…

A tejer Grannys!

¡¡Hola, gente!! ¿Cómo están? Pasó un montón de tiempo y quizá algunos no se dieron cuenta porque me ven en Facebook o en Instagram, pero les digo a quienes sólo venían al blog para no encontrar nada nuevo: ¡¡El tiempo se esfumó como se esfuma el tiempo cuando tiene ganas!!
A decir verdad me costaba volver porque no sabía por dónde empezar... Si poner un patrón nuevo, si hablarles de lo que estuve haciendo este tiempo, o de lo que tengo ganas de hacer, o de lo que estoy haciendo en el presente, o hablar de series y películas que vi en este tiempo, de la operación de mi gaticompañera Tuna que tanto me asustó, de todo lo nuevo que aprendí este año... ¡Pf! Hay tantas cosas para contar, y no sabía por dónde empezar, en serio!
Y hoy que luego de muchas semanas me pude sentar a tejer sin prisa, sin apuro, por el simple hecho de tejerme algo lindo para mí, me dieron ganas de compartirlo con ustedes... Y como alguien me preguntó cómo unía los grannys, ¡me dieron ganas de hacer un tutorial par…

7 sogas para salir de cualquier pantano ^_^

El otro día escuché una historia......sobre un hombre que cae a un pozo y cuando ve que no puede salir empieza a pedir ayuda y socorro. 

Pasa un médico y se asoma:
—¿Qué le pasa?
—Me caí, venía distraído y no me di cuenta dónde pisaba. ¿Me puede ayudar?
—¡Claro! Yo lo ayudo —dice el médico, saca su libreta, anota unas cosas y tira la receta al pozo—. Tome esto. Si en treinta días sigue con los síntomas, me avisa y le escribo otra receta. 
Al rato pasa un terapeuta y al escuchar el pedido de auxilio, se asoma.
—¿Qué le pasa?
—¡Señor! Me caí al pozo y no sé cómo salir —dice el hombre, más asustado ahora porque se viene la noche y él ahí adentro—. ¿Me ayuda, por favor?
—Claro que sí. A ver —dice el terapeuta y se sienta al lado del pozo. Saca su cuaderno y empieza a preguntar—: Dígame, ¿qué se siente estar adentro de ese pozo? ¿Cómo es la relación con sus padres? ¿Y cree que está metido en este agujero porque está frustrado con algo en su vida?
Y así se ponen a conversar por cuarenta y cinco minu…