Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2015

Alegría

Dice que Simja significa alegría en hebreo y pienso que el nombre está más que bien escogido por varias cosas:

Porque con su base de cuarteto me lleva a su-mi tierra, a Córdoba, a la infancia y a todas esas fiestas a las que fui, de amigos, primos, compañeros... y a las mías. O a la época en la que Rodrigo se había puesto de moda en Buenos Aires y todo el mundo se enloquecía bailando cuarteto mientras ya mi Córdoba estaba tan lejos.




También me recuerda a Gogol Bordello (de hecho, lo conocí en el 2012, cuando tocaron en Groove) y todo lo que suena a Gogol, ya lo saben, ¿no? a mí me alegra.

Además de que toda la historia que vengo a contar ha ocurrido así, de alegría en alegría, casi sin frenar.

Quizá mis palabras sobran y basta con escuchar esto para conocerlo, así luego les cuento el cuento:



Simja Dujov - MUSIC 4 THE MUSIC from Lucky 8 Media on Vimeo.

Resulta que después de tejer a Muñeco Eugene y de ver el "me gusta" de Simja en alguna de las fotos que subí, se me ocurrió de…

Reflejo

De repente miré la pared y me encontré con el reflejo de un espejito que tengo sobre la mesa. 
Como hace cinco años y medio alquilé el departamento amoblado pensando que pronto me iría (y seguí-sigo con la idea), nunca se me ocurrió decorar ni cambiar mucho el decorado ya existente. 

En esa pared colgaban un arco y una flecha. 
Nunca les presté atención.
Estaban ahí y más abajo estaba el piano, así que mi punto de vista los pasaba por alto.
Con el tiempo colgué de ellos pajaritos y corazones. Pero nunca se me dio por sacarlos y cuando hace unas semanas decidí pintar y descolgué ambos "adornos" sentí alivio. También sentí que eran de lo más absurdo, que ¿a quién se le ocurre adornar con un arco y una flecha un departamento urbano? Acepté que no tenían NADA que ver conmigo. Y que formaban parte de un momento de la historia que ya había pasado. Para mí, para ellos, para todos. Basta de resistir y guerrear y retener. ¿Arco y flecha? No way: Haya paz. 
Rasqueteé, lijé y cubrí de blanco…