Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

PoDeR PrOduCTivO

¡Buenas, buenas! ¿Cómo dicen que les va? Espero que muy bien, con el corazón gordito, la cabeza llena de ideas y el cuerpo listo para llevarlas a cabo. Sí, ya sé que le están saliendo hierbas y yuyos al blog, pero estuve muy atareada en estas semanas. Y me encanta. No sé si hay sensación más linda que la sensación de productividad en el buen sentido. ¿Qué les parece? Tanto que se habla de ser productivo en este mundo moderno y pensaba hace un rato que una cosa es ser productiva y otra cosa es ser PrOduCTivA, con mayúsculas y diversión. Por ejemplo, cuando yo trabajaba en el banco y me pasaba hoooras y hoooras cargando cheques en un sistema, al terminar me sentía productiva: había cargado tooooodo eso (15.000 cheques, ponele) en una tarde. Era productiva. No del todo feliz e inspirada, eso sí. Bueno, casi nada. Más bien: conflictuada x 5000.

PrOduCTivA me siento después de escribir mucho o cuando abro un archivo de Word y descubro que son 160 páginas de chiquichiquichiqui para releer …

Un productivo dolce far niente

Empiezo con un gracias porque cuando empecé con Alma Mishto no pensé que alguien fuera de mi círculo familiar se interesaría... Pero esta semana me han demostrado que no sólo se interesan, sino que también tienen hermosas palabras para dedicarme y hermosos mundos que mostrarme. Así que gracias por leer y por unirse a la fanpage en FB y por escribirme y compartir lo que hago. ¡Gracias!♥
Ahora, vamos a lo que dejamos por la mitad: La Lista. Descubrí esta semana que era cierto nomás: si una hace una lista de cosas por hacer y la pega a la vista, se olvida de menos cosas. Varias veces leí (y me dijeron) que había que anotar las ideas que a una se le ocurren. Me lo han dicho con respecto a las ideas para un cuento o un personaje de novela o una monografía. Igual, siempre fui muy perezosa para anotar (o sería que no estaba en mis sinceros planes llegar a cierta meta o logro... porque pasa, aunque no lo sepamos/queramos ver). Peeeero esta semana, como me vi de pronto llena de ideas e inunda…

Tejiendo...

Ya llegó marzo y es el mes en el que realmente empieza el año, por lo menos en esta parte del mundo. Así que luego de un mes de lluvia y descanso intento tomarle el ritmo a tooooodo lo que demanda el mes del otoño: Volver a la lectura y a la escritura sistemáticas, inscripciones en las materias del profesorado y en los talleres anuales, organización de agenda (no es que la use, en absoluto) y de los planes a corto, mediano y largo plazo (tampoco es que los cumpla a todos, pero vamos mejorando). 
Por supuesto, todo esto llega regado con las preguntas de siempre: ¿Cuántas materias voy a cursar? ¿Qué taller voy a hacer? ¿Hago un taller? ¿Y si busco dónde estudiar italiano? ¿Estudio? ¿O me dedico a tejer full time y encaro un microemprendimiento? ¿Me busco un trabajo con relación de dependencia? Jamás. Bien, entonces, ¿cuándo me uno a un grupo de emprendedores como yo? ¿Este año? ¿El que viene? ¿Jamás?
Waaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhwawawawa!


En fin. El loro no se calla nunca.…