Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2014

Luz de Luna

¡Muy buen domingo!

En medio de muuuucho trabajo y de muuuuchos proyectos y de muuuucho calor (se largó el calor por este lugar del mundo), pensé en pasar a quitarle un poco de telas de arañas al blog y dejar en su lugar polvo de estrellas. O luz de luna. Todo al son de ♪ ♪ Luna lunera, cascabelera... ♪ ♪ (sí, también los cascabeles anuncian el fin de año y Oh-My-God, no puedo creer que ya estemos tejiendo pinitos y coronas navideñas...!!).

Peeeero... cuando la Navidad no se percibía tan cercana, una mamá me preguntó si me animaba a tejer un regalito de cumpleaños para su hija y me mandó esta foto:




Luna Lovegood, uno de los personajes más queridos de la saga de Harry Potter. Porque es una dulce... Y yo tengo debilidad por lo dulce, así que dije ¡¡Síiiii, acepto!!
Y luego de mucho pensar y calcular cómo la quería, luego de una cabeza fallida que tejí siguiendo un patrón que me mandaron y que me quedó más parecida a la novia de Chucky que a una niña adorable, volví a mi caballito de bata…

Seelvana lookea

Todo comenzó con una idea: letra gordita y enrulada, dije, y recibí esto:


Luego, pregunté si era posible una chica feliz... En un monociclo, dijo la ilustradora. ¿Te va?


-¿Y si le ponés unas pulseras y algo gypsy en la cabeza? -¿Un pañuelo a lo Leonardo Fabio?
-No, Leonardo Fabio no. Una vincha, mejor. :P Y cuando llegó esto yo ya saltaba en una pata SOBRE el monociclo:

Luego, el color. Naranja, dije, me gusta el naranja en esta etapa creativa y accionante de Mishto:
Bueno, no, tan naranja no. Un poquito de verde, violeta, amarillo... ¿podrá ser?



¡¡Requeteguay!!
Mishto ya tiene logo gracias a Seelvana♥!!!!!!!!!




Y yo soy una chica feliz, muy feliz ♥




♥ ¡GRACIAS, SEEL! ♥


Todas las imágenes de este post son de la grossa:

http://seelvana.blogspot.com.ar
https://www.facebook.com/Seelvainilla
seelvana@gmail.com

Party party after party

Este fin de semana saqué a pasear al Amigu Eugene porque de alguna forma (no tan misteriosa) son días de interacción con las personas más genias y buena onda que conocí en los últimos tiempos. Lo más lindo de todo es pensar que esta semana ¡el paseo continúa! Así que decidí compartir por tandas, porque lo perfecto es enemigo de lo bueno y, conociéndome, si espero hasta el final, esta entrada de blog no saldría del plano de las ideas.

Así que arranco, y así como saqué a pasear a mi muñeco, las invito a ustedes a darse una vueltita por el mundo creativo-emprendedor-maravilloso en el que caí, frente manteca, para enamorarme más -si cabe- de hacer lo que hago.


Estábamos en el bondi a Palermo cuando vimos subir a Seelvana. Lo loco es que debíamos encontrarnos en una hora en CASA A para el evento de Librongo. Y lo más loco de lo loco es que... ¿cuántas veces nos cruzamos con conocidos en el bondi? ¿Y con desconocidos que conocemos via FB? Porque yo a Seel no la conocía en persona todavía. Y…

Don Malandrino

¡Aló aló!

Pasó un montón de tiempo desde que actualicé el blog y, desde Eddie Vedder y las Ukelele songs, pasaron muchas más canciones, muchos más muñecos, mucho trabajo, ideas y cambios que de a poquito comenzarán a manifestarse por aquí o por el FB.

Pero hoy es un día de publicación especial. ¡Y no sé ni cómo escribir esta entrada! Está íntimamente ligada a mis emociones y a esa lucecita que perseguimos sin saber que la tenemos adentro. No sé si me explico. Algo así como el espíritu, la fuerza que nos mantiene en pie y con vida. La Pura Vida. ¿No les pasa que al encontrarse ante personas vitales, felices, libres, geniales, desean ser así, aunque sea un poquito? Bueno, les aviso que la capacidad de ser así está adentro de todos nosotros. Sólo hay que ejercitarla, como a un músculo. Más ejercitamos, más libres y felices somos. A eso vamos ¿no?

Una de las formas, en mi caso, es hacer lo que amo y amar lo que hago. A veces ando de novia con mi novela, otras veces me caso con mi aguja de…

Ukelele songs

Dos veces me escribió Florencia para ponerme el mundo patas arriba. Para bien. De ese tipo de patas arriba que llevan a descubrir las estrellas, constelaciones, un universo nuevo.

La primera vez fue para invitarme a pasar por Ediciones Lea, hablar con los editores y ver si me interesaba hacer libritos de tutoriales a crochet. Ya sabemos cómo terminó eso, ¿no?


La segunda fue para preguntarme si podía tejer un amigurumi en especial. Claro que sí, le dije (no tenía ni la más mínima idea de lo que me iba a pedir, pero aprendí a decirle que sí, porque seguramente van a estar buenas las patas arriba). Y cuando le pregunté qué bicho quería me mandó esta foto:


Eddie Vedder.

Ops.

Ya no era un Minion ni un gato ni una nena abeja que pasa por caricatura, no. Era una persona. Un ser humano. Y un ser humano peludo y barbudo. Recórcholis, Batman.

Generalmente, cuando me piden un muñeco, es un personaje que conozco bastante bien o al menos intuyo. Pero de Eddie Vedder la única imagen que tenía era …